miércoles, 28 de junio de 2017

Orgullo de Arkham: Kate y los robots gigantes

El sol tostaba Arkham como a una rebanada de pan introducida demasiado tiempo en la tostadora. Decir que hacía calor era quedarse corto. Sin embargo, eso no impedía que el Día del Orgullo LGTB. A fin de cuentas, se había convertido en una parte más del calendario de la ciudad. Sin embargo, aunque el ambiente era lúdico y festivo, no se dejaba de lado el tono reivindicativo. A fin de cuentas, Arkham tenía una larga tradición como ciudad universitaria y, pese al conservadurismo histórico de Nueva Inglaterra, se había convertido en una población abierta y librepensadora. Por ello, y en parte debido a la influencia del "efecto Arkham" (este explicaba el hecho de que allí sucediera con cierta periodicidad todo tipo de situaciones extrañas, absurdas, desconcertantes o extradimensionales) el contar con una población sexualmente ambivalente, abierta y variada no suponía nada extraño. Así pues, festejar una vez al año esa diversidad para apoyarla y darle visibilidad, recordando que se sigue persiguiendo, castigando y criminalizando a personas que no encajan en una visión limitada y poco realista del sexo era algo que había que hacer. Este año se celebraba de una forma bastante particular por diversos a motivos.

En primer lugar, la presencia de las welclones había hecho que, por primera vez, también se festejara en Dunwich. Y con ayuda de Delta Wave Welcome y su espada Ouroboros y los poderes de teletransporte de Unglaublich y Buhonera, había un portal abierto entre ambas poblaciones, además de traslación instantánea. Por ello, en las zonas acotadas para las celebraciones podía encontrarse a algunos sorprendidos rednecks de Dunwich junto con la colorida diversidad mutante de las welclones. En segundo lugar, los dioses de Alfa Strike habían optado por acudir todos para dar algo más de color a la celebración. Y vale la pena recordar que hablamos de lo que era una selección de la mayor panda de pervertidos y fornicadores a la que ha rendido culto el ser humano. Es decir, que el que más o el que menos, entre los miembros del equipo de comandos superhéroes divinos se podía encontrar todo tipo de opciones sexuales. Además del colorido que da tener a juerguistas profesionales como Thor o el siempre correcto Pkaurodlos, la Serpiente Emplumada. Ni que decir tiene que Tiamat también se había apuntado. Y en tercer lugar, los miembros del Equipo Exile de la Unión de Tribus Socialistas Morlocks (UTSM) habían aprovechado para colaborar también con la festividad. A fin de cuentas, según su ideología política, no había razón para discriminar a nadie en función de su identidad sexual (vale la pena recordar que los morlocks comunistas se regían por una visión propia del marxismo tal y como aparece en el Manifiesto comunista y que poco tiene que ver con las posteriores versiones del comunismo que se extendieron por el mundo). Para ello, habían acudido a la celebración con uniformes de verano en los que habían sustituido los emblemas de la UTSM por otros con los colores de la bandera del Orgullo LTGB. Además, habían traído a "Constructo social" el primer modelo operativo de su robot gigante.

¿Y qué hacían los morlocks del Equipo Exile con un robot gigante comunista? Pues todo había empezado con los problemas de los Reptilianos Nazis del Lado Oscuro en los túneles con la conspiración Majestic-13. Durante el enfrentamiento entre ambas fuerzas, los de MJ13 habían utilizado robots gigantes robados a sus adversarios y modificados. Claro, los morlocks, con su afan mecánico y chatarrero no podían dejar pasar la oportunidad. Se hicieron con los restos de los armatostes aquellos y, con ayuda de Brontes y de alumnos entusiastas de ingeniería de la Miskatonic, se pusieron manos a la obra. El resultado era Constructo social, el primer robot gigante comunista. Se trataba de un enorme robot humanoide de aspecto bastante peculiar. Más estilizado que los toscos diseños de los RNLO, con un cierto toque de estilo manga, que recordaba a los mechas de Evangelion mezclados con los centinelas de Marvel. En lugar de las grotescas y toscas palas de excavadora del modelo original, contaba con unas manos prensiles y bastante eficientes. En cuanto al color, obviamente lo habían pintado de rojo. Al igual que con los uniformes de los demás morlocks, Constructo social había sustituido la iconografía marxista morlock por emblemas con los colores de la bandera arcoiris.

Los actos festivos y reivindicativos se estaban produciendo con una relajante normalidad, lo cual era de agradecer en Arkham. Por ello, junto al EldritchBurguer, que también había sido decorado con los motivos de la celebración, Shubbi contemplaba los sucesos del día. El retoño oscuro de Shub-Niggurath, que había emigrado a Arkham buscando trabajo y había acabado en el restaurante haciendo de árbol y de personal de seguridad, tampoco se había librado, y Harvey Pickman le había convencido de que se colgara algunas banderas en las ramas tentáculo. Junto al mismo, Loki, conocido como el Herrero Mentiroso, y Harvey disfrutaban del espectáculo. A su lado, Kate y Welcome parecían radiantes y felices cogidas de la mano. O al menos lo parecían cuando no se estaban besando apasionadamente como en aquel momento. Todo iba bastante bien, lo que era señal de que, en cualquier momento, iba a pasar algo inesperado.

Fue precisamente en esos momentos cuando se produjo el primer paso hacia el desastre: el matrimonio Ashford, que, por algún extraño motivo y una total falta de coordinación habían decidido ir a visitar a su hija ese día, habían llegado hasta el EldritchBurguer. Era todo un espectáculo verlos: un feliz matrimonio de clase media pero de rancios orígenes, conservadores hasta la médula, y, por supuesto, homófobos, tratando de abrirse paso entre la fiesta y el desparrame propios de ese día. Aferrados el uno al otro, miraban todo con ojos como platos tratando de no "contaminarse" y sin entender cómo se podía realizar semejante exhibición a plena luz del día y tomando así las calles de la ciudad. Entonces, cuando lograron llegar hasta el restaurante de comida rápida vieron la figura familiar de Harvey Pickman, ataviado de forma veraniega con camisa de manga corta y pantalones cortos. Junto a él estaba situado un hombre alto y fornido, pelirrojo y con una expresión de astucia en el rostro. Pero, para horror de los Ashford, ¡también había una pareja de indecorosas, lúbricas y pervertidas mujeres haciendo gala de su mal gusto pecaminoso besándose apasionadamente en medio de la calle! Se trataba de una rubia ataviada con una minifalda y un top de bikini que mostraba un cuerpo dotado de fuertes y bien definidos músculos y generosas curvas, abrazando a una joven de cabellos castaños que, aunque podía ser bonita no parecía destacar demasiado por su físico. Sin embargo en ella había algo que les resultaba espantosamente familiar. Así, cuando se separaron, los Ashford reconocieron, para su horror, a su hija Katherine. Claro, obviamente, el escándalo para ellos fue enorme. ¡Su propia hija entregada a esas espantosas y degeneradas prácticas contra natura! Por supuesto, no dudaron en denostar a su hija semejante comportamiento obsceno, impúdico e inmoral para sorpresa de todos los presentes. Loki y Harvey compartieron una mirada, preparándose para intervenir si fuera necesario, pero un gesto de negación rápido por parte de Welcome les hizo permanecer a la espera. Kate, sorprendida por la inesperada aparición de sus padres, al principio no reaccionó. Estaba confusa y aturdida, pero no soltó la mano de su novia, al contrario, la mantuvo apretada con la suya. Evangeline, consciente de que la mujer de la que estaba enamorada necesitaba todo su apoyo, la miró y le sonrió. Katherine, cuando reaccionó lo hizo de forma explosiva:

-¡Estoy harta! ¿Acaso pretendéis seguir entrometiéndoos en mi vida? Tengo 22 años, estudio en una universidad y tengo trabajo. Vine aquí para poder ser independiente y poder hacer mi propia vida. Además, conocí a Evangeline, esta mujer maravillosa que me ayudó a descubrir mi sexualidad, que me hizo salir del armario y darme cuenta de que, durante mucho tiempo, había estado reprimiendo mis instintos y afinidades. ¡Soy lesbiana! Me gustan las mujeres, he tenido sexo con mujeres y estoy enamorada de una persona maravillosa que me corresponde. Da la casualidad de que es una mujer, mi querida Evangeline, y que es pansexual. Y tenemos una relación curiosa, abierta, y me ha ayudado a explorar mi sexualidad y a definirme como persona. ¡Y no es nada pecaminoso, ni contra natura, ni una obscenidad! Aceptadlo, tengo mi propia vida y en ella soy feliz porque soy yo misma.

Tras el estallido de la joven, Welcome la abrazó y Kate le respondió de la misma manera. Los padres, brutalmente sorprendidos por el arrebato de su "niña", miraron anonadados a la pareja y luego se dirigieron a Harvey:

-¿Pero ha visto usted eso? ¿Cómo es posible? -dijo la madre- Yo pensaba que usted y Kate tenían algún tipo de relación.

Harvey se encogió de hombros antes de responder:

-Sí, claro. Kate y Welcome son mis amigas. Y no puedo imaginar mejor pareja para Katherine que Evangeline. Hacen una excelente pareja y se cuidan mutuamente,  Así que por mi parte no hay problema. Su hija puede acostarse con quien le de la gana mientras sea con adultos y de mutuo consentimiento.

Casi sin palabras, optaron por dirigirse a Loki, para tratar de averiguar si había alguien con opiniones similares a las suyas. Pero la sonrisa divertida del nórdico les disuadió de ello. En ese momento, Zeus y N'kari se acercaron al EldritchBurguer. El griego iba vestido a la manera de los viejos tiempos en que era adorado como dios del rayo mientras que la africana iba ataviada de forma más veraniega con un bikini y sandalias. Parecían tener algo entre manos, pero aprovecharon para disfrutar del espectáculo. De hecho, aprovechando su llegada, Kate se acercó a N'kari y, tras pedirle consentimiento, le estampó un espectacular beso que la diosa devolvió con igual ardor para asombro y horror de sus padres. Estos, que ya no sabían que hacer, se dirigieron a Zeus:

-Pero, pero, ¿se lo puede usted creer? -dijo el progenitor de Kate.

-¿Por qué no? Se de sobra que Kate y N'kari se han acostado juntas varias veces. Se me ponen los dientes largos sólo de pensar en las orgías que se han montado las tres juntas y yo sin poder participar...

Al borde del colapso, la apoplejía, el infarto, el cólico miserere y el patatús malayo, optaron por la retirada estratégica dando por perdida a su hija en ese antro de vileza, maldad y concupiscencia lasciva y sensual.

Así, con el problema resuelto, pudieron dedicarse a otros temas. A fin de cuentas, los dos dioses habían ido allí por algún motivo que les apremiaba. N'kari les contó que, como respuesta a la creación de "Constructo social", el robot gigante de los morlocks comunistas, los Reptilianos Nazis del Lado Oscuro habían decidido tomar cartas en el asunto. Por ello, habían lanzado contra la ciudad un ataque con un robot gigante propio. No era el clásico, sino un nuevo modelo que habían desarrollado. De hecho, en esos momentos, el robot gigante nazi MkII se dirigía hacia la ciudad. Loki, como líder del equipo Alfa Strike comenzó a dar ordenes: Zeus y N'kari debían reunirlos a todos en la estatua de la Gran A'Tuin junto a la residencia universitaria La Llave y la Puerta, Welcome debía ir a buscar la espada Ouroboros y Kate se encargaría de ir al estacionamiento donde aguardaban los autobuses de las welclones. Aguardaría allí por si era necesaria que estas intervinieran. Harvey se encargaría de avisar a los morlocks y después podía reunirse con Kate y las clones. Con rapidez y precisión, fruto del entrenamiento y la práctica, se pusieron todos en marcha.

No fue difícil reunir al equipo de dioses. Pese a estar de fiesta, no se habían separado mucho unos de otros y estaba atentos. En fechas así era fácil que a algún energúmeno consumido por el odio le diera por intentar alguna estupidez. Por ello, Zeus y N'kari los reunieron rápidamente y fueron al punto de encuentro. Allí no tardaron en reunirse con Konstantin, el mecánico morlock, que acudía como enlace con el equipo de ingenieros que pilotaba el robot gigante y Evangeline "Welcome" Parker que llevaba la espada Ouroboros. Sin esperar más, la joven desenvainó el arma mientras clamaba a voz en grito "¡Yo soy Delta Wave Welcome! ¡Yo tengo el Poder!", desencadenando así la transformación según la cual su ropa se cambiaba por su uniforme de batalla: vestiduras de guerrera vikinga con una cota de mallas forjada por Loki. Así, preparados para la lucha, se encaminaron hacia Constructo social, el robot morlock. Cuando llegaron hasta el mismo, los dioses comenzaron a hacer un perímetro de seguridad. Una vez completado este requisito, Welcome usó su espada, encantada con la capacidad de "cortar" la realidad para crear portales, para abrir una rasgadura en el suelo. El otro lado de la misma daría a las afueras de la ciudad, donde podrían encontrarse con el robot adversario y combatirlo sin destrozar las calles y edificios. Mientras, Konstantin subía al robot para avisar al equipo de pilotos para iniciar las maniobras.

Con la rasgadura hecha en el suelo, el monstruo metálico gigante se arrodilló y se introdujo poco a poco en el portal. A fin de cuentas, allí era horizontal, pero al otro lado estaba en posición vertical. Tras el paso del robot, el equipo Alfa Strike le siguió. Al otro lado se encontraron en las afueras de la ciudad, cerca de la costa y Martini Beach. Al haber avistado al equipo enemigo cerca del mar, habían supuesto, acertadamente, que el robot reptiliano había surgido de la base RNLO próxima a la costa. Y allí estaba, un enorme coloso de metal de forma humanoide. Parecía un robot pulp, algo tosco corpulento, de forma humanoide. Mantenía la cabeza con antenas y unos desproporcionados ojos y habían cambiado las palas de excavadora del final de los brazos por unas manos de tres dedos. No era una gran mejora, pero algo habían avanzado. A los pies del robot aparecieron las tropas de apoyo: Reptilianos anfibios, con sus trajes de buzo de los años 30 y sharkjellyfishes, los tiburones medusa mutantes con exoesqueletos y equipos de respiración para poder moverse en la superficie. Así dio comienzo la batalla.

Los dos robots gigantes se enzarzaron en un brutal cuerpo a cuerpo mientras los dioses de Alfa Strike, a medio camino entre la carga de la caballería ligera y la estampida de un juggernaut, se abalanzaron sobre las tropas reptilianas. Cierto es que los lacerto nazis les superaban en una proporción de 20 a 1, sin contar los tiburones medusa, pero también es que se estaban enfrentado al equipo Alfa Strike. Así, los buzos salían volando, eran usados como mazas improvisadas, eran pateados hacia el agua o salían huyendo a la carrera. En cuanto a los sharkjellyfishes, tampoco es que tuvieran mucho éxito. No les costó demasiado tiempo a los dioses acabar con los reptilianos, a fin de cuentas, estos habían ido poco preparados. Sin embargo, el Robot Gigante Nazi MkII estaba dando algunos problemas a su adversario. A pesar del tosco diseño exterior, los RNLO tenían experiencia en la construcción de robots gigantes y armaduras de combate potenciadas, así que la ingeniería era muy buena. Por su parte, los morlocks, aunque eran buenos constructores y se les daba bien la mecánica, eran novatos en fabricar monstruos semejantes.

Sin embargo, entre los componente de Alfa Strike estaba Brontes. Este dios griego era un experto en forja, mecánica e ingeniería y sabía localizar los puntos débiles de cualquier construcción relacionada con sus ámbitos de conocimiento. Por ello, armado con sus dos martillos, se acercó a los dos colosos. Tras observarlos unos momentos, se lanzó a la acción. El resultado era muy llamativo: un coloso, un corpulento juggernaut de inmensas espaldas, vestido con una coraza de hoplita que parecía diseñada por H. R. Giger, un cíclope de melena roja, se alzaba como un insecto trepando por la estructura exterior del robot nazi. A medida que ascendía, iba tanteando la chapa exterior y, en algunos puntos, daba poderosos golpes, sobretodo en las articulaciones. Sin embargo, los pilotos no podían distraerse con Brontes, pues tenían a su adversario esperando cualquier debilidad. Así, cuando el dios cíclope logró llegar hasta la cabeza, había dejado tras de sí un camino de abolladuras y roturas por las que salía humo, cables destrozados y restos variados de metal. Una vez en lo más alto, alzó los martillos e invocó al relámpago. La poderosa descarga eléctrica, combinada con la acción simultánea de los martillos del dios y el ataque desde la base del resto de miembros de Alfa Strike logró derribar y destruir el robot nazi. Tras ellos, sólo quedó un enorme montón de chatarra humeante.

Una vez detenida la amenaza, los morlocks decidieron retirar el robot para hacer reparaciones y algunas modificaciones que lo mejoraran. Por su parte, los dioses de Alfa Strike optaron por regresar a la celebración. A fin de cuentas, estaban allí para pasarlo bien. Con ayuda de Delta Wave Welcome, que abrió un nuevo portal, enseguida se reunieron con Harvey y volvieron a la fiesta. Una vez más, los Reptilianos Nazis del Lado Oscuro habían sido detenidos. Además, Kate ya se había liberado de la carga de tener que ocultar a sus padres su orientación sexual. Con el apoyo de su novia y sus amigos ya se encontraba mucho más relajada y libre de la atadura que le suponía el mantenerse dentro del armario para sus progenitores.