miércoles, 29 de julio de 2015

Orígen secreto: Delta Wave Welcome


Desde el 4 de Julio, Welcome había estado bastante tranquila y se la había visto poco por la ciudad. En ocasiones se la veía en la playa tomando el sol , nadando o realizando cualquier actividad propia del periodo estival, como espantar moscones y que se acercaban a ella y su bikini como las moscas a la miel. Sin embargo, parecía estar algo distraída, como si tuviera alguna cosa en la cabeza que la preocupara o que no podía quitarse de encima. Por ello, prefería acudir a la Martini Beach durante las primeras horas del día, para evitar aglomeraciones y ligones playeros. También le gustaba aprovechar el calor y la tranquilidad de aquellos momentos para ejercitarse, aunque el ver a una atractiva joven en la arena haciendo ejercicios de calentamiento, katas de artes marciales y practicando diversos movimientos de esgrima antigua y kendo, resultaba lo bastante exótico y llamativo como para acabar atrayendo a diversos curiosos. Los que la conocían ya sabían que Evangelne Parker practicaba diversas artes marciales, y que tenía algunas nociones de esgrima, aunque el interés que demostraba la chica por el manejo de la espada se había incrementado últimamente. Sin embargo, no se le dio la mayor importancia, salvo por aquellos (principalmente turistas) que consideraban que la joven podía ser un exótico e interesante ligue veraniego. Obviamente, los que ya la conocían aprovechaban esto para divertirse a costa de los insensatos que, escudándose en la reputación de chica fácil y experta en las artes sexuales de Welcome, pensaban que sería una buena idea, y no demasiado difícil, llevársela a la cama. Obviamente, todos ellos eran amable pero firmemente rechazados, y aquellos que no aceptaban un no por respuesta, descubrieron que las prácticas de artes marciales de Welcome no eran una mera pose.

Pero el reciente interés de Evangeline por mejorar sus destrezas con la esgrima tenían otra razón. Todo empezó la noche siguiente al 4 de Julio, cuando Welcome, poco después de acostarse y quedar profundamente dormida, se encontró bajando los 70 escalones del sueño ligero y entrando en la Caverna de la Llama, donde los canosos sacerdotes Nasht y Kaman-Thah. Con las bendiciones de estos y una ligera túnica que le entregaron como vestimenta, la joven inició el descenso de los setecientos escalones del sueño profundo, hasta llegar a una puerta que, al cruzarla, salió al Bosque Encantado, donde habitan los zoogs. Allí la esperaba un hombre pelirrojo ataviado como un vikingo junto a un enorme destrero negro y una yegua color canela y que la saludó con estas palabras:

-Hola Welcome, es un placer verte de nuevo.

La chica, que reconoció sin dudarlo al Herrero Mentiroso, por una anterior experiencia en las Tierras del Sueño, enarcó una ceja y le respondió:

-Welcome stranger, ¿qué quieres de mí esta vez, Loki? Espero que no tenga nada que ver con la Cortatormentas, una piedra y cierto dios que se emborrachó...

Loki le quitó importancia al comentario con un gesto de la mano.

-Descuida, aquello ya pasó. Por cierto, no me hizo mucha gracia que me robaras la Cortatormentas para ajustar cuentas con Brontes... Esa espada no es ningún juguete. Pero bueno, precisamente por eso estaba esperándote y quería hablar contigo.

Evangeline le miró con expresión interrogante. Si algo había aprendido era que hay tres individuos con los que hay que ir con mil ojos al tratar con ellos: Nyarlathotep, El que Legisla tras el Umbral y Loki. El Caos Reptante, el primigenio abogado y el Herrero Mentiroso eran liantes profesionales y siempre había que desconfiar de ellos. Sin embargo, movida por la curiosidad, decidió seguirle el juego.

-Ok, tienes razón, estamos empatados. ¿De qué se trata esta vez?

-Verás, estoy en deuda contigo por aquella vez que sacaste la Cortatormentas de la piedra y tal, y, tras verte usarla, creo que podría saldar las cuentas haciéndote entrega de una espada encantada para tí.

-¿A quién me tengo que tirar? Loki, que no me chupo el dedo, tu no das nada por nada. Y si quieres agradecerme la ayuda por aquel penoso incidente es que hay algo más detrás de todo esto...

El Herrero Mentiroso se encogió de hombros y sonrió antes de responder:

-Ok, tienes razón, hay algo que quiero de ti. Y descuida, que no tiene que ver con el sexo. Imagino que recordarás el Thunder-verse, así como los problemas que suelen surgir en Arkham. Y no sólo allí ni en la región del valle del Miskatonic... A veces creo que la humanidad tiene un punto ciego en el cerebro donde alguien ha puesto: “¡Invocar seres prohibidos con libros prohibidos, que gran idea!”. La cosa es que, aunque los Pickman logran tener controlada la situación en la Universidad y sus alrededores, y la Fundación Wilmarth se dedica a los xenocidios y a tirar bombas por ahí, a veces hay cosas que necesitan un tratamiento diferente. A veces los dioses nos encargamos de estas cosas, otras se solucionan por sí mismas. Pero vendría bien tener a alguien que pueda, digamos, dar un toque de atención a estas situaciones cuando se producen y no hay nadie preparado a mano.

-¿Y de repente el Herrero Mentiroso, se ha vuelto un bienhechor?

Loki la miró indignado y con gesto ofendido.

-Por favor, para eso tenemos al memo de Thor y a otros sujetos. Yo tan sólo soy pragmático, y un apocalipsis masivo por regreso de los primigenios ahora mismo no me beneficiaría mucho. Así que necesito a un agente que actúe para contener estos fenómenos cuando se salgan de madre.

-¿Welcome, Agente de Loki? Bueno, suena lo bastante absurdo como para ser divertido. Me interesa. ¿Qué tienes exactamente en mente?

-Vamos a mi hogar y allí te lo enseñaré.

Loki la invitó a acompañarla montando a la yegua, mientras el hacía lo propio con el destrero negro. Juntos, cabalgaron por las Tierras del Sueño en dirección a la mansión del Herrero Mentiroso en esta dimensión onírica, una edificación de madera construida de curioso aspecto, que parecía un stavkirke nórdico, enclavada sobre una colina y con un sendero que subía hasta ella. En la base de la elevación había clavados unos postes tallados imitando cabezas de dragón de las proas de los barcos vikingos. Welcome ya la conocía de una visita anterior, así que esperó a ver que le preparaba el Herrero. Juntos, cruzaron la mansión hasta llegar a la parte trasera de la misma, hasta llegar a una terraza que daba a una caída prácticamente vertical a una sima que daba al mundo subterráneo de las Tierras del Sueño. Evangeline la conocía perfectamente. Era allí donde sacó a Cortatormentas de la piedra en la que el irresponsable y borracho dios nórdico del engaño la había clavado en plena ebriedad y sólo la chica logró extraerla. Esta vez, en lugar de la roca, la aguardaba allí Perún, el viejo dios eslavo del trueno y de la guerra. En una esquina, el oso Misha contemplaba aburrido el pasaje, hasta que vio llegar a la pareja y saludó a Welcome con una pata.

Tras el reencuentro, Loki pasó a explicar con detalle su plan:

-Verás, como ya te he dicho, necesito a un agente que se encargue de esos problemas extra-dimensionales y prohibidos que pueden quedar fuera del alcance de los Pickman, la Fundación Wilmarth y de cualquier otro grupo de chalados cazadores de monstruos y magufos. Para ello, tenemos aquí a Perun que se va a dedicar a entrenarte. Ya sabemos que eres una experta en artes marciales, y que estás en una excelente forma física. Pero necesito que sepas manejar una espada como si fueras una diosa de la guerra o una valkiria. De hecho quiero que seas mi dísir, mi valkiria. Perun te va a enseñar a luchar con lanza y espada, a usar un escudo y como usar tu entorno en tu favor. Una vez que estés completamente preparada, tengo un arma muy especial para tí.

Ante estas condiciones, Welcome aceptó sin dudarlo. Por las noches, en las Tierras del Sueño, Perun la entrenaba sin descanso hasta grabar en su mente y sus músculos los movimientos y tácticas del combate con armas blancas. Durante el día, Welcome se ejercitaba en la playa y en el gimnasio de La Llave y la Puerta, para fortalecer sus brazos y su cuerpo y mejorar sus reflejos. La combinación del adiestramiento en las Tierras del Sueño (donde podían pasar semanas en una sola noche) y el trabajo duro durante el día, convirtieron a Evangeline en una auténtica guerrera vikinga, fuerte, pero aun femenina y voluptuosa, que nada tenía que envidiar a cualquier modelo de fitness. Finalmente, tras unas semanas en el mundo vigil, la joven estaba completamente preparada para convertirse en una dísir. Por ello, Loki la llevó físicamente a las Tierras del Sueño de vuelta a su mansión.

-Bueno, ya estas preparada, así que es el momento de elegir tu vestuario. Ve desnudándote y te saco diversas opciones de ropa a ver cual te gusta más.

Con su falta de inhibiciones habitual, Welcome se quedó tal y como había venido al mundo, mientras el Herrero Mentiroso comenzaba a rebuscar en un enorme armario ropero. Tras andar revisando y descartando prendas, finalmente sacó una percha de la que colgaba un bikini de cota de mallas que mostró a Evangeline. La cara de la chica lo decía todo. Ninguna mujer podía haber sido capaz de mostrar tal gesto de contrariedad, orgullo y dignidad estando completamente desnuda.

-¿Pretendes que me vista como si acabara de salir de un catálogo de ropa interior para fans de la fantasía heroica? Ni que fuera un personaje diseñado por un ilustrador salido, por favor, que tengo dignidad...

Loki reculó y devolvió la escueta prenda a su sitio. Mientras seguía rebuscando aparecieron, y fueron rechazados por Evangeline, un bañador negro con un enorme rayo amarillo, un corpiño rojo con unas bragas azules, y un par de ceñidos trajes de cuerpo completo, uno verde con un pájaro amarillo sobre el pecho y otro de arlequín. Finalmente, el nórdico sacó algo que aprobó Welcome sin ponerle más pegas: una cómoda camisa, sobre la que vestir una cota de escamas, un casco vikingo con frontal, unos pantalones, cinto de cuero, una capa y botas de piel. Una vez elegido el atuendo, y mientras la joven se vestía, el Herrero Mentiroso pasó a registrar una pila de papeles hasta que finalmente halló lo que andaba buscando: una hoja que pasó a Welcome y que la chica miró extrañada.

-Mi generador de nombres de super héroes. Cosas que hago cuando me aburro. Como vas a ser una dísir honoraria, que mejor que ponerte un nombre de super heroína. Mira, te explico como va esto: escoges una letra griega de la primera columna, un complemento de la segunda columna y añades un nombre o alias. En tu caso, Welcome. Si quieres hacerlo de forma aleatoria tengo algunos dados por ahí.

Evangeline examinó detenidamente el generador de nombres y, tras una larga reflexión, finalmente señaló dos opciones que enseñó a Loki. Este aprobó la elección de la chica y paso a dar el toque final: entregarle el arma. Se fue unos instantes y volvió con una espada en una vaina de piel de shantak que entregó a Welcome. La joven la extrajo y observó con detalle la calidad de la forja. Se trataba de una magnífica hoja de color negro mate recorrida longitudinalmente por el grabado de una larguísima serpiente que se mordía la cola retorciéndose sobre sí misma como una cinta de Moebius. La empuñadura también era de cuerno de Gnoph-keh, lo que la convertía casi en una gemela de Cortatormentas.

Impulsada por algo que no sabía definir, Evangeline alzó la espada sobre su cabeza, apuntando hacia el cielo y sujetándola firmemente con ambas manos, al tiempo que clamaba:

-¡Soy Delta Wave Welcome! ¡Yo tengo el poder!

Loki sonrió, su plan estaba completo, ya tenía a su agente. Era el momento de dar las últimas instrucciones:

-Welcome, esta espada es Ouroboros, hermanda de Cortatormentas, y su poder es el de cortar el tiempo y el espacio. Con ella, no sólo podrás luchar contra aquellos seres inmunes a las armas convencionales, sino que podrás abrir rasgaduras espacio-temporales para desplazarte a través de esos portales que tu crees ya sea en el mundo de la vigilia o entre dimensiones. ¿Estás preparada para usarla?

-¡Por supuesto!

-Bien, ahora mismo hay un problema que creo que podrás solucionar fácilmente. Se trata de un gugo que, de alguna manera, ha llegado al mundo de la vigilia, cerca de Dunwich. Lo que tienes que hacer es concentrarte y usar a Ouroboros para abrir un portal que te lleve a la localización del monstruo.

Delta Wave Welcome asintió y, siguiendo las instrucciones de Loki, cortó la realidad. Sin embargo, al ser la primera vez, acertó con la localización pero con una cierta indeterminación: el portal estaba abierto a gran altura, por lo que la caída era importante. La chica se asomó insegura y pensó en intentarlo de nuevo cuando, de repente, el Herrero Mentiroso la impulsó a través de la rasgadura de una potente patada en el culo. Evangeline, sorprendida, sólo pudo gritar mientras caía directa hacia el gugo:

-¡Hijopuuuuutaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!

El resto, como se suele decir, es historia, y estos son los hechos que relató Delta Wave Welcome a Harvey y Seabury Pickman sobre su origen secreto.